Empatía de la nimiedad

Marcelo Gardinetti

Las apreciaciones sobre la identidad formal de un edificio instituido en un contexto urbano determinado pueden ser subjetivas, pero no son el único condicionante para el análisis crítico de una obra arquitectónica que, en definitiva, está destinada a resolver la necesidad de habitar del hombre. Sin embargo, esas apetencias no están limitadas de manera exclusiva a la necesidad de cobijo, también persiguen la materialización de un ambiente adecuado donde desarrollar placenteramente las necesidades de la vida cotidiana, mediando una aportación semántica a un ambiente determinado.

Para Lipps, “las formas arquitectónicas, y las geométricas en general, tienen una actividad mecánica en potencia, que estimula reflejos psicológicos análogos en el observador; este, a su vez, imita inconscientemente, por la afinidad que hay en él, los modos y el sentido de aquellas formas”. (1)

Esa estimulación de reflejos psicológicos análogos que menciona Lips, condiciona inexorablemente toda obra de arquitectura. La luz y…

Ver la entrada original 548 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s